Calabaza

(Posible inicio de posible relato)

Aquella tarde fui a comprar a la frutería que acababan de abrir en el barrio. Abrieron justo el viernes antes de Semana Santa y ya había visto a varias vecinas que llevaban una bolsa de papel marrón donde podía leerse “Frutas Mario”. Era una frutería grande, por lo visto todo era ecológico, reciclado, de economía sostenible, colaborativa y no sé cuántas utopías más. Feminista, probablemente. El típico sitio que le encantaría a Dani. Quizá por eso fui esa tarde a esa frutería, porque me hubiera gustado que fuéramos juntos. Aunque Dani solo hubiera dicho al pasar por delante: “tenemos que venir aquí”, y luego nunca iríamos porque acabaría haciendo la compra en el supermercado como siempre, porque lo que en realidad – ahora me daba cuenta, tonta de mí – lo que en realidad le encantaba a Dani era decir “han abierto una frutería increíble cerca de mi casa, está genial, es feminista” mientras comía cuscús con sus compañeros de la agencia de publicidad donde trabajaba, y luego salir corriendo para comprar pizzas en Mercadona antes de que cerraran. Farsante.

Por eso aquella tarde, yendo a visitar la nueva frutería, me reafirmé en que había hecho bien dejando al imbécil de Dani. Demostré al mismo tiempo que yo sí era una buena vecina del barrio y, por supuesto, que había superado nuestra ruptura. También compré una calabaza.

Advertisements

2 thoughts on “Calabaza

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s